CUIDADOS DE LOS NIÑ@S EN LA PISCINA Y PLAYA

07.06.2021

Ha llegado el verano, y con él, las visitas a las piscinas y al mar. En la temporada de buen tiempo y calorcito, la mayoría de las familias optamos por disfrutar con los más pequeños en la piscina o en la playa. Todos pasamos un buen rato, tranquilos y relajados. Sin embargo, son lugares dónde las personas cuidadoras de l@s niñ@s debemos tener los ojos puestos en ellos continuamente.

Según algunos estudios, los ahogamientos en menores de cuatro años suceden en las piscinas caseras. La AEP publica que "cada año mueren en España entre 70 y 150 niños por ahogamientos en playas, ríos, embalses y piscinas, y el 86% de los casos se produce en piscinas domésticas". Con lo cual, sería recomendable colocar vallas alrededor de la piscina como seguridad y así prevenir el ahogamiento en los más pequeños.

Los ahogamientos sueles ser silenciosos, y, por tanto, no se debe quitar nunca la vista a un niñ@. El uso de dispositivos de agua puede ser de ayuda para prevenir estos sucesos no deseados.

Una de las mejores prevenciones para el ahogamiento de l@s niñ@s es la enseñanza de la natación. Está demostrado que recibir clases de natación puede disminuir la probabilidad de sufrir ahogamiento. La recomendación según la AEP es que aprendan a nadar a partir de los 4 años. Algunos estudios afirman que recibir clases entre los 1 y4 años, disminuye los ahogamientos.

Pero no debemos olvidarnos de una cosa, el saber nadar, no significa que podremos dejarle al niñ@ en el agua sin supervisión. Siempre deberán estar vigilados. Además, los menores deben saber qué tipo de actividades pueden realizar en estos lugares y que precauciones deben seguir. Por ejemplo, correr alrededor de una piscina puede resultar ser muy peligroso porque es muy fácil que se resbalen y se den un golpe con algún borde en la cabeza y sufrir un traumatismo craneal. Asimismo, deberán saber que no siempre se podrá tirar de cabeza a una piscina, previamente siempre se debe comprobar su profundidad.

Dispositivos de flotación

Los manguitos hinchables y flotadores hinchables no son muy recomendados a la hora de utilizar como salvavidas, puesto que dan una falsa sensación de seguridad. En el caso de utilizar un chaleco salvavidas, debe ser de la talla del niño, estar homologado y usarlo siempre que el niño esté cerca del agua. Recientemente, se han puesto en venta unos flotadores que se colocan en el cuello para usarlos por los bebes. No existen estudios que demuestren beneficio sobre su uso en los bebes. Incluso, algunas publicaciones dicen que la utilización de estos dispositivos puede afectar a su desarrollo.

La manera más segura de un baño para los bebes es con un adulto, sujeto en brazos y supervisado. L@s niñ@s mayores siempre deben estar vigilados por un adulto a pesar de sus conocimientos de natación y se podría hacer uso de un chaleco salvavidas homologado como mejor opción de seguridad.

BIBLIOGRAFÍA

[1] Los peligros de las piscinas y la prevención del ahogamiento, cuando no es hora de nadar. https://www.healthychildren.org/Spanish/safety-prevention/at-play/Paginas/Pool-Dangers-Drowning-Prevention-When-Not-Swimming-Time.aspx